Sabías lenguas 

Dicen las malas lenguas que en las noches más largas es donde más se aprende.

Dicen que cuando al mal paso damos prisa es porque la vida nos obliga.

Comentan entre ellas que aquel a quien el amor encuentra, es privilegiado al tener que conocer lo que es el sacrificio.

Pero qué sabemos usted y yo si a duras penas dejamos vicios antropologícos, por agarrar uno emocional.

Señorita Utopía

Estimada utopía,

Ramona aún un no me cree, pero el tiempo ha hecho de las suyas conmigo, me ha destruido, han pasado ya más de 15 años y sigo en la misma prisión sin un avance en mi caso, dicen que pronto saldré pero ya no se si creer o seguir en la idea de mi cadena perpetua.
Mi comportamiento en la celda no es el mejor, pero entienda usted que esto no es fácil, estos manes, menos, la comida es desagradable pero por lo menos no paso día sin comida.
Ya se que Ramona aún espera por mi, pero ya no estoy seguro de que su espera valga la pena.

Señorita Utopía, esperó sepa que usted es mi única confidente, la única en quien confió, la gente que crei me amaba nunca ha venido a verme, no saben de mi y nunca pudieron entender el acto que me trajo acá, pero sepa usted que mi error no fue ese, mi error fue creer que había gente buena.

Será un milagro si alguien paga mi fianza, pero de no ser así, agradezco sea usted quien me acompañe en los sueños, hasta el día de mi muerte.

Debo despertar ahora.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑